Washington complice de crimenes de Arabia Saudi sobre Yemen


│Escuela de Gobierno Consejo Medio Oriente│YEMEN.-HRW pide un embargo de armas a Arabia Saudí y reitera que EE.UU. podría ser cómplice de Riad en Yemen.


 La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha informado este jueves que más de 160 personas perdieron la vida entre septiembre y octubre a causa de las bombas estadounidenses utilizadas por Arabia Saudí y sus aliados regionales en Yemen.

 La continua transferencia de armas por Estados Unidos a Arabia Saudí, a pesar de la evidencia de su uso sistemático en ataques ilegales del país árabe, puede convertir a Washington en cómplice de las violaciones cometidas por Riad en Yemen, según el HRW.

 Las armas estadounidenses, como indica el informe, se suministraban a invasores independientemente del hecho de que los informes anteriores habían indicado tales violaciones.

 La Administración de Obama se queda sin tiempo para suspender completamente las ventas de armas a Arabia Saudí o será vinculada por siempre a las atrocidades cometidas en Yemen”, según Priyanka Motaparthy, investigadora del HRW. “La Administración de Obama se queda sin tiempo para suspender completamente las ventas de armas a Arabia Saudí o será vinculada por siempre a las atrocidades cometidas en Yemen”, ha dicho Priyanka Motaparthy, investigadora del HRW. La ONG ha afirmado que sus resultados han sido obtenidos de una investigación sobre una serie de ataques aéreos registrados el 10 de septiembre contra el distrito de Arhab, al norte de la ciudad de Saná, capital yemení, que dejó unos 31 civiles muertos y más de 40 heridos.

 El informe ha precisado que los fragmentos de las bombas utilizadas en dicho ataque corroboran que fueron fabricadas en EE.UU. en octubre de 2015, meses después de que las organizaciones internacionales de derechos humanos advirtieron sobre las violaciones cometidas por Riad en Yemen.


 El HRW ha afirmado en reiteradas ocasiones que el régimen saudí ha usado bombas de racimo de EE.UU. durante su campaña militar contra Yemen, mientras que las fábricas de armas estadounidenses se niegan a poner fin a la producción de bombas de racimo y hacen de todo para asegurar la venta de este tipo de armamentos en el mundo.

 Pese a los llamados de la comunidad internacional, hasta el momento tanto Arabia Saudí como Estados Unidos han rechazado ratificar la Convención Internacional sobre Armas de Racimo, adoptada en mayo de 2008 por 116 países del mundo. “EE.UU., el Reino Unido y otros que venden armas a Arabia Saudí deben suspender estas ventas hasta que los ataques ilegales sean restringidos (…)”, ha recalcado Motaparthy.│School of Government of Geopolitical International Council over Middle East-International Affairs Council over Middle East │ Escuela de Gobierno del Consejo de Asuntos Internacionales sobre Medio Oriente-Consejo Internacional Geopolitico sobre Medio Oriente المجلس الدولي الجيوسياسي حول الشرق الأوسط - ‎المجلس الشؤون الدولية الاوسط‎ حول الشرق - │

Editor